Archivos Mensuales: marzo 2014

25 DE MARZO

Por mucho que el poder trate de transmitirnos la sensación de que todo marcha igual, vivimos días clave para el cambio social. Pensemos en lo revelador de los acontecimientos. Según se interpreten éstos, según como la sociedad española los entienda, así estaremos ante una tendencia a la ruptura o a la continuidad.

Mientras los políticos y la masa bienpensante y desclasada que les sigue, despiden a Suárez como el artífice de la transición a un sistema democrático, 21 personas fueron detenidas por las protestas con que culminaron en Madrid las Marchas por la Dignidad.

Fueron acusadas de usar palos y piedras contra las “fuerzas del orden”, esa especie de Robocops blindados y armados que el poder usa como barrera de contención del descontento popular. Ni esto, ni la ley “mordaza”, han servido para aplacar las ansias de libertad del pueblo, porque “pueblo” es el que tiene conciencia de ser sujeto de su propia historia, quien aspira al autogobierno, y por tanto comprende a quienes más sufren y se rebelan por esta farsa que nos venden como democracia.

Estamos llegando al momento de nuestra evolución política en el que es más nítida la distancia entre “pueblo ” y “masa de votantes del sistema parlamentario”. ¿Qué es más legítimo, lo que digan las urnas o lo que expresa el pueblo organizado en asamblea?, ¿nos encaminamos por fin a una dualidad definitiva entre estado y asambleas populares?, ¿o volverán a engancharnos al carro de la continuidad, los que hablan de una “segunda transición”, “III república” o “nueva constitución”?

Son éstos los que por estar dentro del sistema, se han visto obligados a alabar a Suárez como “constructor de democracia”, acallando toda crítica hacia la política que llevó a cabo. Y pensar que éstos mismos puedan estar en las marchas por oportunismo, porque en mayo hay elecciones al parlamento europeo… 

Hemos de aprovechar ocasiones como ésta para reorganizarnos y medir nuestras fuerzas, no para beneficiar a quienes buscan obtener rédito electoral. No nos sacrifiquemos para quitar un gobierno y poner otro. Ya está bien de instrumentalizarnos. Hemos de tener claro que somos el pueblo, y no los líderes y las fuerzas parlamentarias, los que hacemos la historia. En cuanto empecemos a asumir esta idea, comenzaremos a crear tendencia hacia el verdadero cambio. POR UNA DEMOCRACIA ASAMBLEARIA. ABAJO LAS JERARQUÍAS. 

SALUD

Anuncios